César Narbona

Director artístico y cantante

Desde que era pequeño había algo que me fascinaba por encima de cualquier cosa: cantar. Y aunque disfruté con la Historia y pensé en el futuro con la Archivística, no dejé jamás de mirar hacia mi gran deseo: estudié piano, teoría y lenguaje musical y bandurria, hice mis pinitos en un grupo de rock, en grupos vocales de cámara, fundé y dirigí dos pequeños coros…, hasta que conocí al Coro Via Magna: sus gentes y su música provocaron que la pasión por el canto coral y la música sinfónica se convirtieran -también- en mi sustento económico, profesional y moral desde entonces y hasta hace poco. 

He trabajado -asimismo- el repertorio de la canción de concierto junto al pianista Ricardo Francia, con el que he estrenado el programa Eros viajante: los caminos del amor; un paseo -a medio camino entre la música ‘culta’ y el jazz- por las ‘canciones’ dedicadas al amor desde el Renacimiento hasta hoy mismo. El teatro fue y es otro de mis sueños; de mis encuentros con él han surgido los personajes de Dña. Gramática, de Pedro Salinas, así como dramatizaciones de la obra poética de Antonio Machado, o una adaptación de Iago del Otelo de William Shakespeare, entre otros. 

Arild Suárez, José Antonio García-Quijada, Judith Pezoa, Giulio Zappa: maestros y amigos que me ofrecieron siempre aliento en esta difícil profesión.

En 2016, ante el contexto de crisis económica, laboral y profesional que me afectaba, decidí reinventarme: he ingresado en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos y me especialicé en música española e hispanoamericana, en el patrimonio histórico escrito y en conservación preventiva; volví a escribir poesía y pequeños relatos y comencé a poner en marcha NARBONA’s Trup, banda pensada y soñada desde hace años.

Ir arriba